DOCUMENTAL YO SOY UNO MÁS: NOTAS A CONTRATIEMPO

 

Hoy me ha llegado a mi correo un email de Ignacio Calderón Almendros, profesor del Dpto. Teoría e Historia de la Educación, Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga.

Me ha invitado a ver el documental que realizó el año pasado sobre su hermano, Rafael Calderón, y yo quiero compartirlo con tod@s vosotr@s. Me ha tocado el corazón, ojalá sirva de ayuda a muchos padres que están en esa misma situación.

  

SINOPSIS:
Rafael Calderón es una persona. Una persona más, a pesar de que nos empeñemos en resaltar que tiene síndrome de Down. Para él, eso es un mote, un apodo, una etiqueta.

"Yo soy uno más. Notas a contratiempo" es un documental etnográfico que cuenta la experiencia vivida por Rafael para conseguir ser uno más en la escuela. Una escuela que segrega a las personas con discapacidad, que condena las diferencias y que mediante estrategias ocultas no permite que progresen. Una escuela que certifica su fracaso escolar.

Rafael y su familia se enfrentaron a esa escuela excluyente, y resistieron sus veredictos. Pensaron que los tests y las calificaciones no son neutrales ni incuestionables. Y cuando en la Educación Secundaria Obligatoria tuvieron que oír comentarios como que ya no podía aprender más, no se conformaron. Actuaron convencidos de que el problema no estaba en Rafael, sino en las relaciones educativas. Finalmente encontró en la música el espacio para demostrarlo.

Pero para lograr ser uno más, tuvo que ser el primero. Rafael finalizó la ESO, el Bachillerato y los diez cursos de los Grados Elemental y Profesional de Música. Obtuvo por ello la Medalla de Oro al Mérito en la Educación en Andalucía, la Mención a las Artes de la Fundación Universia y el Premio del Día Mundial Síndrome de Down. Sin embargo, todo eso no es destacable para él. Lo importante es que pudo crear un sueño y dedicarse en cuerpo y alma a construirlo. Su experiencia es un argumento vivo que, cuestionando las prácticas escolares, nos invita a rebelarnos y a transformar la escuela para que sea realmente inclusiva.
 

Compartir en redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
facebook-profile-picture

Eugenia Romero

Soy maestra de vocación, me apasiona el mundo de las nuevas tecnologías, elaborar materiales para mis alumnos y las manualidades.

7 comentários

  1. Alicia Ferrándiz Quesada Responder

    Por supuesto que la inclusión escolar y social es una realidad. Por suerte los tiempos están cambiando y con ellos nuestras perpestivas educativas para aprendices como Rafael u otros casos en similares circustancias. En Primaria, etapa donde se abona el terreno, parece que la inclusión está generalizada, pero aún queda mucho terreno que labrar, sobre todo en las etapas de Educación superiores, incluida la universitaria.
    Os invito a que disfruteis de una experiencia de inclusión en el aula con un alumno con S. D., desde sus comienzos en el aprendizaje lectoescritor (que lo realizó compartiendo las mismas experiencias que sus "compis" de aula , hasta su escolarización en 5º, participando de experiencias inclusivas en 6º, donde podréis ver su colaboración en la elaboración de un cómic, por ejemplo.
    Beos desde Inclusión en el aula dia a día.

Envía un comentário